Víctor Víctor | Una Historia Real

HL: Conocí a Vitico cuando éramos dos muchachos. Yo le llevaba un año y coincidimos en una calle santiaguera llena de carnaval.

Nos divertía una comparsa que representaba a una tropa militar bastante maltrecha y el que hacía de comandante llamaba a los subalternos por un rango y un apodo.

-“¡Capitán Manga Mocha!”, gritó, y un enclenque taconeó e hizo el saludo. Como el resto del público, nos reímos y ese fue el inicio de una amistad de más de sesenta años que hoy sobrevive a la pandemia.

Leave your comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *